Mantenimiento

Los talleres KSC te ofrecen todos los servicios de mantenimiento que tu vehículo necesita:

Cambio Aceites y Filtros


Con el tiempo, el aceite de motor se ve sometido a fuertes tensiones que deterioran sus propiedades. Por eso, es importante realizar cambios de aceite y sustituir el filtro para garantizar la buena calidad del aceite presente en el motor.

Baterías


La labor principal de la batería consiste en aportar la energía necesaria para la puesta en marcha del motor de arranque del vehículo, además también sirve de apoyo al alternador cuando éste no puede suministrar toda la corriente que requieren otros consumidores eléctricos del automóvil.

La duración media de la batería de un vehículo ronda los 4 años por lo que será mejor que la incluyas en tu revisión anual.

Aire Acondicionado


La climatización del vehículo es un elemento esencial para conseguir la máxima seguridad y confort.

Efectuamos cargas del sistema de climatización mediante tecnología de última generación y realizamos un diagnóstico exhaustivo de tu vehículo para verificar la correcta eficacia del sistema de climatización.

SERVICIOS DE CLIMATIZACIÓN DEL AUTOMÓVIL:

  • Carga de aire acondicionado R134
  • Reparación de compresores
  • Reparación de radiadores
  • Reparación de evaporadores
  • Válvulas de expansión
  • Presostatos
  • Condensadores
  • Filtros secadores/deshidratadores

Suspensiones


Las suspensiones del vehículo son un factor clave para la seguridad.

Los amortiguadores en mal estado disminuyen la estabilidad del vehículo, especialmente en la frenada y en el apoyo en curva, provocando desgastes irregulares en los neumáticos y posibles accidentes. 

Escobillas


Tener una visibilidad óptima durante la conducción es algo primordial.

Las escobillas apartan el agua y las partículas de la superficie del parabrisas gracias a un continuado movimiento de vaivén.

De forma general las escobillas duran entre 12 y 18 meses.

 

Frenos


Los frenos constituyen uno de los elementos más importantes para la seguridad en la conducción.

Nos ayudan a controlar la velocidad y el contacto con el terreno, por lo que su precisión y mantenimiento han de ser excelentes. Es recomensable que realices revisiones periódicas, sin descuidar su estado, y sustituir o reparar el sistema de frenado cuando sea necesario, pues de él depende en gran medida tu seguridad en carretera.  

 

Existen dos mecanismos de frenada:

Frenos de tambor: se colocaban en el eje delantero de la rueda hasta los años 60 y 70. Tienen poca capacidad de refrigeración y proporcionan una detención más brusca. Su desgaste es menor que las pastillas, pero siempre es recomendable revisarlo y cambiar las zapatas cuando su espesor sea inferior a 1,5 mm.

Frenos de disco: van montados dentro o fuera de las ruedas sobre un semieje. La superficie de fricción es menor, por lo que tiene una mayor capacidad de refrigeración y una detención progresiva. Se erosionan con mayor facilidad, torciéndose, agrietándose u oxidándose a causa del polvo o la humedad. Nunca debemos olvidarnos de su mantenimiento, cambiando las pastillas de freno cuando su grosor alcance una cifra inferior a los 2mm

Revision Pre-ITV


El objetivo de la Inspección Técnica de Vehículos es conseguir que todos los coches que circulan por cualquier tipo de vía mantengan unas condiciones de seguridad mínimas, reduciendo los accidentes por motivos técnicos en los vehículos, y protegiendo el medio ambiente minimizando las emisiones de gases.

Según la ley, todos los coches están obligados a pasar la ITV cada cierto tiempo.

Tu taller más cercano